Pasar al contenido principal
Autor/a
DangDai

El embajador de China, Zou Xiaoli, ofreció ayer una conferencia de prensa en la cual repasó algunas inversiones de su país en Argentina, dio detalles de recientes acciones internacionales del presidente Xi Jinping y de la situación del Covid en China y criticó los “rumores malintencionados” sobre un falso interés militar chino en Tierra del Fuego.

Acompañado por el ministro consejero Sun Yi y un intérprete, Zou habló del reciente XX Congreso del Partido Comunista de China, de la visita del presidente Xi a la cumbre del G20 en Indonesia este mes (en ambos casos, dando cuenta de los resultados de esos encuentros según el Gobierno chino) y de las relaciones bilaterales con Argentina.

Sobre los eventos del PCCh y del G20, repasó las directrices del liderazgo chino en cuanto a las reformas internas, con énfasis en lo económico, y sus posturas internacionales, enfatizando en este caso la visión de un futuro compartido para la humanidad que propicia Beijing y la búsqueda de desarrollos inclusivos y con acuerdos multilaterales, dijo.

Y sobre los vínculos con Argentina, repasó recientes acontecimientos de la relación diplomática (entre ellas las dos veces que Xi mantuvo encuentros personales con el presidente Alberto Fernández, en Beijing en febrero y en Indonesia durante el G20 en noviembre, así como los apoyos mutuos sobre la soberanía argentina en Malvinas e islas del Atlántico Sur ocupadas ilegalmente por Gran Bretaña y el apoyo argentino a la política de “una sola China”, en referencia a la situación en Taiwán) y las actividades que se hicieron en 2022 por los 50 años de la misma.

Luego recibió preguntas de los periodistas acreditados.

DangDai quiso saber qué puede aportar China para el fin de la guerra en Ucrania, y cómo el conflicto está afectado su entorno. Señaló que “vemos un alto precio que paga la economía mundial y en especial los países en desarrollo. Las perspectivas para la paz son más sombrías. Pero hemos lanzado una iniciativa humanitaria y de seguridad alimentaria ofreciendo asistencia muchas veces, aportando la voz y la fuerza de China para desescalar esta situación. De hecho, Xi mencionó la crisis de Ucrania en sus reuniones con otros mandatarios en el G20 y hemos hablado con Rusia”. Enfatizó que una clave es “respetar soberanías y los principios de la ONU. Apoyamos cualquier empeño para la resolución pacífica de esta crisis. La comunidad internacional debe apoyar todo eso, y rechazar todos juntos el uso de armas nucleares así como respaldar la restitución de cadenas globales y en especial ayudar a los ucranianos a pasar este invierno, lo que mejorará su situación en derechos humanos”.

Siempre en el plano internacional, otro medio preguntó sobre la bilateral de Xi con el presidente estadounidense Joe Biden en Indonesia.

Zou valoró que “fue el primer encuentro presencial en tres años y fue franco, constructivo y estratégico. Debemos prevenir que no se descarrilen las relaciones y que se encaucen, fijar un marco con principios orientadores. Por eso se acordaron contactos frecuentes que respetan la soberanía y la seguridad. Esperamos que EEUU cumpla lo fijado en tres comunicados conjuntos”.

También hubo una pregunta sobre Taiwán, y Zou dijo que “el principio de una sola China es un asunto interno de China y debe ser respetado, buscamos salvaguardar la integridad territorial de China, la paz y la estabilidad de Taiwán, y justamente la supuesta ‘independencia’ (que buscan algunos sectores taiwaneses) no concuerda con eso. Debemos ir a una reunificación pacífica”. Alentó que con Biden se habló de acuerdos en materias como salud, agro, intercambio de personas, etc. “La relación bilateral debe ser aumentada, no recortada”, dijo.

Argentina

Al responder otra requisitoria sobre el porqué de demoras que a veces hay en inversiones anunciadas, Zou no vio mayores problemas y dijo que son “diversos formatos” —inversión directa, compra de acciones, asociaciones, etc.—, y que China es “un inversor relativamente reciente respecto de otros países extranjeros, pero hoy el stock es de 12.800 millones de dólares” y se pasó “de 10 a 80 empresas chinas radicadas” en pocos años. Repasó inversiones recientes en minería y particular litio, petróleo y energía, además de sectores como el agro o la pesca. Y dijo que el déficit comercial que tiene Argentina con China (que “no lo busca”, dijo) podría “revertirse” con exportaciones de mayor calidad desde Argentina o  aprovechando más mecanismos de uso de monedas nacionales en el intercambio comercial (como recientemente anunció que hará el ICBC). Afirmó que China busca una relación “más elevada y proffunda” con Argentina.

También sostuvo que el dinero comprometido en el encuentro Xi – Alberto Fernández en Indonesia para las represas hidroeléctricas de Santa Cruz arribará pronto.

Destacó finalmente las inversiones recientes por 3.000 millones de dólares en litio, sector donde ya hay 8 empresas chinas y 14 proyectos. También, los avances en áreas como informática, aeroespacial, biotecnología y otros. “Vemos un porvenir promisorio” en los vínculos bilaterales, pese a —denunció cuando le preguntaron al respecto— “los falsos rumores, mal intencionados, por ejemplo sobre un supuesto puerto militar chino en Tierra del Fuego”, tras lo cual pidió a la prensa evitar la esas noticias falsas.

Por otra parte, le preguntaron sobre la situación sanitaria en China y afirmó que “el Gobierno prioriza la salud de la población, la vida, y la prevención sin afectar el desarrollo”. Así, dijo que pese a protestas el Gobierno ratifica la política de covid cero y recordó que en tasa de mortalidad y en casos severos China lidera el mundo y que hay “éxito del control”, pero reconoció que por lo grande del territorio hay zonas de su país donde han aparecido casos nuevos, que “deberán tener respuesta rápida y eficaz para que no afecta la salud ni el desarrollo. Hemos debido adaptar los protocolos según cada región”.

Fuente
DangDai